El titular de la UIA, José Ignacio de Mendiguren destacó la importancia de la actual política económica para el desarrollo industrial.

José Ignacio de Mendiguren explicitó el reconocimiento de la entidad fabril a la política económica del Gobierno, al tiempo que detalló que durante los últimos años la industria argentina duplicó su capacidad instalada, triplicó sus exportaciones y creó más de 500.000 nuevos puestos de trabajo.

 

“Los industriales reconocemos la importancia que tiene la implementación de políticas económicas adecuadas para favorecer el esfuerzo de las empresas”, dijo De Mendiguren anoche durante la celebración del Día de la Industria, en un acto llevado a cabo en Tecnópolis en el que estuvo presente la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y la mayor parte del gabinete nacional.

El titular de la entidad fabril sostuvo que ya “quedó demostrado que por mayor capacidad empresaria que se tenga, si el marco no es el adecuado, los esfuerzos microeconómicos son estériles”.

A renglón seguido, De Mendiguren valorizó “la estrategia que su gobierno tiene en las negociaciones internacionales, la importancia que se le adjudica al crecimiento del mercado interno, el rol de la obra pública y el compre nacional”.

A esto sumó la decisión del gobierno de brindar “estímulos a sectores para evitar el impacto de la crisis internacional” y la “reformulación del Mercosur en un sentido tan positivo para la Argentina”.

De Mendiguren destacó también “la posición argentina en la Ronda de Doha, en las negociaciones con la Unión Europea y tiempo atrás, en la negociación por el ALCA”.

“Por esta y por otras razones vemos claramente desde su concepción el valor que tiene la industria para el proyecto de país” que el gobierno lleva adelante, enfatizó el titular de la UIA.

Ante un auditorio compuesto por ministros, gobernadores, sindicalistas y representantes de diversos sectores de la economía argentina, De Mendiguren recordó que “hace exactamente una década era muy difícil imaginar un tiempo como el actual”, para luego subrayar que “en estos años recuperamos la gobernabilidad de nuestra política y nuestra economía”.

“Demostramos que nuestras fuerzas productivas estaban intactas y que la Argentina no fue un milagro, sino una confirmación de nuestras potencialidades”, sostuvo el dirigente empresario.

En otro tramo de su discurso, De Mendiguren dijo que “en la UIA estamos convencidos que de consolidar el rumbo, la Argentina va a duplicar su producto per cápita en los próximos tres períodos presidenciales, alcanzaremos el pleno empleo y llegaremos a una participación del 50 por ciento del salario en el ingreso nacional”.

Tras formular un llamado al “consenso” y la aplicación de políticas de “largo plazo”, De Mendiguren se pronunció a favor de “concertar con los sectores del trabajo pautas distributivas que compatibilicen la inversión con la distribución”.

“Sin salarios no hay mercados y sin mercados no hay inversión ni producción. Debemos fortalecer este círculo virtuoso”, enfatizó el presidente de la UIA.

De Mendiguren dijo que “el mundo que nos toca vivir es una oportunidad pero también una amenaza” y que “por eso es imperioso que aprovechemos nuestras fortalezas”.

“La base del desarrollo consiste en la creación y la innovación”, sostuvo el empresario, para luego agregar que “en el mundo económico actual eso se resume en dos palabras: agregar valor” a nuestra producción.

Dijo también que “la primarización es un riesgo latente que debemos tener presente”, debido a que “gran parte del mundo nos pretende como proveedores de materias primas y de recursos naturales”, para luego agregar que “en los tiempos de bonanzas hay que trabajar para diversificar la estructura exportadora”.