A partir de febrero comenzará a regir, y se calcula que la demanda crecerá el 25% con respecto al actual abono escolar. Las empresas esperan precisiones. Oscar González anunció que el plan de medicamentos gratis comenzará a funcionar en el viejo Hospital San Roque en un mes.

El flamante gobierno de Córdoba apunta a cubrir a 50 mil estudiantes, docentes y no docentes con el beneficio del boleto escolar gratuito, que comenzaría a regir a mediados de febrero de 2012, cuando inicien las actividades del nuevo ciclo lectivo en la provincia. Así la afirmó ayer a este medio el nuevo jefe de Gabinete, Oscar González, quien detalló los alcances de los decretos firmados anteanoche por el gobernador José Manuel de la Sota en relación al boleto gratuito, el programa de medicación sin cargo y a la exención impositiva para las actividades culturales en la provincia.
De esta manera, la Provincia pretende mejorar la cobertura del boleto gratuito, pensado inicialmente para unos 36 mil usuarios y con un presupuesto de 49 millones de pesos, número que era considerado insuficiente para la cantidad de estudiantes y maestros de Córdoba. González indicó que las previsiones responden al actual consumo de abonos del transporte, pero que con la gratuidad podría incrementarse en un 25 por ciento la demanda. En ese caso, “se incrementará la partida”, afirmó.
Entre las características del sistema, González puntualizó que “el único requisito” para acceder al programa será que la escuela donde se estudia o se trabaja se ubique a más de diez cuadras de la vivienda del beneficiario.
En ese sentido, se especula que el grueso de los usuarios provendrán de la ciudad Capital ya en el interior provincial es habitual que los estudiantes concurran a escuelas próximas a sus casas.
Por lo demás, el boleto gratis regirá para el nivel inicial, primario y secundario y para la educación superior (terciarios y universidades) en escuelas públicas o públicas de gestión privada (es decir, establecimientos subsidiados por el estado provincial). La norma excluye a las instituciones totalmente privadas de todos los niveles. En el caso de las universidades públicas, quedarán exceptuados los docentes.
Desde la empresa del transporte urbano Coniferal, Horacio Villarreal indicó a este diario que la firma espera que la semana próxima se produzca una reunión con las autoridades provinciales del área para establecer “cómo se pagará” el sistema, cuyo financiamiento, según González, no está atado a las contingencias financieras de la Provincia. Al respecto, González ratificó que se creará un fondo especial para pagar por adelanto el costo de los pasajes, teniendo en cuenta que los actuales abonos escolares se pagan a mes adelantado.
Además de las empresas del transporte urbano, quedarán comprendidas en el programa, que dependerá del Ministerio de Transporte de la Provincia, las líneas interurbanas de media y corta distancia, pero no las empresas que cubren recorridos interprovinciales, sobre las que el Gobierno de Córdoba no tiene jurisdicción.
En cuanto al modo de gestión del abono gratuito, se completará un formulario que se extraerá de la página web de la Gobernación, y que también se entregará en la secretaría de Transporte y en las respectivas empresas.

Medicamentos

Por otra parte, González adelantó que el programa de medicamentos gratuitos para pacientes ambulatorios de los hospitales provinciales, cuyo comienzo también anunció De la Sota el sábado en su mensaje ante la Legislatura, alcanzará a unas 100 mil personas al año, y que comenzará a funcionar en aproximadamente un mes en la ciudad Capital, y que gradualmente se extenderá al interior.
El jefe de ministros precisó que, inicialmente, la provisión de medicamentos se hará en la farmacia central del viejo Hospital San Roque, y que luego se habilitarán las farmacias de otros hospitales públicos de Córdoba y del resto de la provincia.
Los medicamentos incluidos en el programa se detallarán en un vademécum de medicamentos básicos, que serán los que podrán prescribir los profesionales. “Hay que aclarar que el programa de medicamentos básicos se añade a la batería de medicamentos que el estado entrega en otros programas”, como los existentes para patologías crónicas, oncológicas, etcétera.