Natalia Oreiro podría ser la protagonista de la remake de “La Extraña Dama”

ArteargentinA: La popular telenovela de finales de los 80 tendría su remake, y la cantante y actriz podría ser la nueva Luisa Kuliok.

ArteargentinA: A finales de la década del 80 “La extraña dama” arrasó con los niveles de audiencia en nuestro país y en parte de Europa. La historia de la monja que con el objetivo de recuperar a su hija se hacía pasar por una mujer de la aristocracia que salía por las noches del convento, conmovió a toda una generación.

Casi 30 años después de ese éxito que protagonizaron Luisa Kuliok y Jorge Martínez, un grupo de productores quiere volver a reeditarla con nuevos protagonistas.

Los productores que tienen los derechos de la novela (familia Romay) se reunieron con la gente de Pol-Ka para motorizar esta idea, y la actriz elegida sería Natalia Oreiro.

La charlas aún están muy en sus comienzos, pero la intención de la familia Romay, los dueños de la historia original, quieren que el 2018 sea el año del regreso de una de las novelas más emblemáticas de la televisión argentina.

Mas allá de la este proyecto, la productora de Adrián Suar está pensando en algún proyecto para Natalia Oreiro para el año próximo. La actriz es una favorita de la empresa y tiene muchos éxitos en Pol-Ka.

Habrá que esperar qué sucede, pero el regreso de Gina Falcone/La extraña dama está en marcha.

“SINOPSIS”

Gina es una muchacha pobre, de pueblo. Marcelo es un joven de ciudad, de buena posición económica. Apenas se encuentran, el amor y la pasión se apoderan de ellos. Sin embargo, la diferencia de clases sociales le jugará en contra: mientras que Doménico, el hermano de Gina, le prohíbe ver a su amado; a Marcelo lo convencen para que se case con Elsa, una chica de alta sociedad. Mientras todo esto ocurre, Gina descubre que está embarazada y, escapando de un mundo que le es cruel, decide dar a luz en un convento que, con el tiempo, se convertirá en su nuevo hogar cuando decida tomar los hábitos. Fiama, la hija de ambos, es criada por Marcelo y Elsa, y al entrar en la adolescencia es internada en el convento en el que su propia madre oficia ahora de madre superiora. Al enterarse de que Fiama es su hija, Gina -ahora Sor Piedad- comienza a debatirse entre su deber ante Dios y su amor de madre. Las cosas se complican aún más cuando descubre que Marcelo enviudó y todavía no la ha olvidado. Mientras mantiene su identidad secreta, aun frente a su hija, decide escabullirse del convento para ver a su amado, tomando la identidad de una extraña dama.