Crónica de una muerte política anunciada, “Capitanich y sus secuaces”

ArteargentinA: El frasco en que suelen vivir los políticos argentinos en general, no es muy ajeno para la clase política chaqueña, ya que padecen de los mismos síntomas y males de sus pares nacionales de hoy y de anteriores gobiernos.

ArteargentinA: En efecto, se trata del micro clima en que viven, de las operaciones de prensa en donde anuncian y anuncian, una y otra vez interminables gestiones que nunca se concretan y todos se alaban entre sí el “efecto” de haber sido publicadas en todos los medios de comunicación: escritos, radios, TV y portales digitales.

Ellos entienden así, que la ciudadanía tiene resuelto el tema del agua potable, del suministro de energía eléctrica, de la inseguridad, de la falta de insumos en los hospitales, de un cementerio de ambulancias en la Dirección Provincial de Vialidad, de la mala calidad educativa y demás.

El gobernador Domingo Peppo ya terminó con un tiempo prudencial de anuncios y enunciados, debe pasar a la acción en forma inmediata o tendrá el riesgo de convertirse en el De la Rua chaqueño, según las proyecciones de las últimas elecciones que llevaron a la derrota cada vez más amplia en bastiones peronistas.

Todos esperaban un gran cambio en los miembros de gabinete, sin embargo sobrevino en su gabinete el nombramiento del club de diputados desocupados casi en masa, muchos de ellos con grandes posibilidades de seguir el curso de su vida profesional o empresaria para ganarse la vida dignamente y no a costa de la caja del Estado provincial.

Para colmo de males, su aliado no declarado y reconocido públicamente: Gustavo Martínez, lejos de mostrar gestiones eficientes o de tener al menos una sola elección ganada en nombre propio, viene disimulando una empresa casi quebrada como SAMEEP y derrotas electorales en su propio circuito del barrio Santa Inés que lo vio crecer. Además de tener a toda su familia en cargos como la presidencia de SAMEEP y de la legislatura, su padre hasta hace poco legislador nacional y su hermano como empleado legislativo.

Jorge Capitanich, por su parte, no para de cometer errores de principiantes como no se puede esperar de un experimentado político que tiene acumulado varios quilates en altos cargos públicos electivos y no electivos, como sus dos jefaturas de gabinetes en diferentes gobiernos nacionales.

Luego del mal paso de la plazoleta Codutti, ahora sumó su discurso de alto voltaje político kirchnerista en pleno acto por el cumpleaños de Resistencia. No se discute su prosa, ni apreciaciones políticas sino la oportunidad, el momento, ese instante preciso que conocen tan bien la raza política como lo es, sin dudas, Coqui.

A esto se suma el reciente escándalo de la archiresistida dentro y fuera de las filas del PJ chaqueño Nadia García Amud, que no para de manchar la imagen del gobernador Peppo, ya que él fue su mentor y quien la sostuvo en la lista de precandidatos a diputados provinciales, inclusive en contra de la opinión del mismísimo Horacio Rey, (amante de la legisladora) entonces el hombre fuerte del gabinete provincial.

Nadie dentro del peronismo chaqueño puede desmentir que la diputada drogadicta García Amud es una creación de Domingo Peppo: ¿actuará en consecuencia el gobernador?