El Yabrán de La Salada, Jorge Castillo acusó al ministro de Seguridad bonaerense “por irregularidades en su arresto”

ArteargentinA: A mediados del año pasado, el poderoso empresario Jorge Omar Castillo fue detenido en su casa de Luján acusado de ser parte de una asociación ilícita, sin embargo, en la actualidad se conocieron algunos detalles de cómo fue el operativo para su arresto y estaría cargado de irregularidades.

ArteargentinA: Por tal motivo, decidió presentar una denuncia a través de su abogado defensor aclarando todos los errores cometidos por las fuerzas de seguridad.

El principal apuntado por las maniobras realizadas para su captura es el ministro de Seguridad provincial Cristian Ritondo y, un escalafón más abajo, aparece involucrado también en el flojo accionar el jefe de la Policía Bonaerense, Fabián Perroni. Otro de los que se vería afectado por el expediente es el fiscal que llevaba adelante la causa, Sebastián Scalera.

Según pudo averiguar NOVA, entre tantas cuestiones que se mencionan en la denuncia, figura que el procedimiento por el cual detuvieron a Jorge Omar Castillo se realizó por la noche, violando lo que el Código Procesal Penal de la provincia expresa en su artículo 220: “Cuando el registro deba efectuarse en un lugar habitado o en sus dependencias cerradas, la diligencia sólo podrá realizarse desde que salga hasta que se ponga el sol”.

Por otra parte, el abogado del “Rey de La Salada”, César Albarracín sostiene, tal cual las declaraciones realizadas por su cliente, que el operativo fue arbitrario, irrazonable e injustificado, con un total abuso de la fuerza y el uso injustificado de la violencia, teniendo en cuenta que, para ingresar a la vivienda, los agentes que participaron lo hicieron derribando la puerta, sin previo aviso y sin orden judicial.

Asimismo, expone que el procedimiento fue llevado a cabo en su totalidad por efectivos de la Policía Bonaerense, contradiciendo incluso a lo que meses atrás había dispuesto el propio fiscal Scalera, quien había solicitado que a partir de ese momento se encargara de las tareas investigativas personal de Gendarmería Nacional Argentina.

Castillo, además, infirió que su detención provocó un peligro para su integridad y la de su familia. Esto consta la declaración del subteniente Carlos Javier Gómez, uno de los policías que participó, quien manifestó públicamente que durante el allanamiento pensó en matar al empresario, pero que no lo hizo porque estaba en ese momento rodeado de su mujer y sus hijos.

Por todas esas irregularidades mencionadas, y otras tantas que figuran en el expediente, se ven implicados el ministro Ritondo y el jefe de la policía Perroni, ya que en lugar de sancionar a los efectivos por el erróneo accionar, el propio Gómez fue ponderado por sus superiores y recompensado con un ascenso extraordinario en la fuerza.

Por tal motivo, a través de la denuncia se solicita que se “abra una investigación acerca del caso, se requieran explicaciones a las autoridades y funcionarios intervinientes – policías, funcionarios judiciales y funcionarios del Ministerio de Seguridad provincial- y, eventualmente, se atribuyan las responsabilidades penales correspondientes”.

Comments: 0