VERGONZOSA IMPUNIDAD CHAQUEÑA: Casación anuló la prisión preventiva a la diputada radical Aída Ayala

ArteargentinA: Le ordenaron a la Cámara de Resistencia emitir un nuevo fallo. La chaqueña estaba libre porque sus compañeros cajonearon el expediente. El mismo tribunal definirá una apelación de Cristina, protegida por el PJ del Senado.

ArteargentinA: La Cámara Federal de Casación Penal anuló el pedido de prisión preventiva contra la diputada radical Aída Ayala, que hasta ahora permanecía en liberad sólo por la protección de sus compañeros de bloque, que hicieron causa común para sostenerle los fueros. 
La Cámara de apelaciones de Resistencia ratificó su pedido de prisión el diputado macrista Pablo Tonelli cerró con llave la Comisión de Asuntos Constitucionales pese a las protestas de Elisa Carrió y del kirchnerista Agustín Rossi, que consideró injusto que por fallos similares de otros camaristas Julio De Vido esté en prisión hace más de un año. 
Con su dilación, Tonelli burló la doctrina que en agosto, en medio del escándalo de los cuadernos, había difundido junto a los legisladores más leguleyos de Cambiemos y consistía en aprobar desafueros de diputados o senadores con fallos en contra ratificados en segunda instancia.
La diputada le había pedido por carta a sus compañeros de bloque que no voten su desafuero y esperen un fallo de Casación. Gil Lavedra, su abogado, siempre tuvo fe en ese Tribunal. 
La jueza de Resistencia Zunilda Niremperger procesó con prisión preventiva a Ayala por asociación ilícita, negociaciones incompatibles con la función pública, fraude, incumplimiento de deberes, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, por supuestos hechos de corrupción en la contratación de servicios de recolección de basura en Resistencia, donde fue intendenta entre 2007 y 2015.
Cambiemos se apuró en firmar un dictamen de rechazo al pedido de desafuero pero la Cámara lo ratificó y Ayala mostró dos caras: anunció a los medios que se quitaría los fueros (que en los hechos es como solicitarles a sus colegas que voten para enviarla a prisión) pero, por carta, les pidió a sus compañeros de bancada cajonear el expediente a la espera de buenas noticias en Casación.
Se lo había prometido su abogado, Ricardo Gil Lavedra y así fue: en su última reunión de 2018, los jueces Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Juan Carlos Gemignani consideraron que la prisión preventiva contra la chaqueña no estaba debidamente fundada y le ordenaron a la Cámara Federal de Resistencia volver a pronunciarse.
El fallo podría acorralar a los senadores justicialistas que se niegan a dejar sin fueros a Cristina para que sea detenida por el caso de los cuadernos de las coimas, como solicitaron los camaristas la semana pasada.
Exigen sentencia firme, que en los hechos es la Corte Suprema, pero un fallo de Casación condicionaría a Pichetto y sus pares, que ya se dividieron cuando se inició del debate por los allanamientos a la ex presidenta, finalmente autorizados por unanimidad.
A diferencia de cuando Bonadío solicitó la prisión preventiva de Cristina por el memorándum con Irán, hace un año, en esta causa la defensa de Cristina siguió el curso natural de apelación y espera una resolución de Casación, donde Ayala siempre tuvo fe. Hacía bien.