Renunció un director del Enacom enfrentado con Silvana Giúdici

Pereyra (el primero desde la izquierda) en una reunión con Giúdici y otros directores del Enacom
Pereyra (el primero desde la izquierda) en una reunión con Giúdici y otros directores del Enacom.

ArteargentinA: Es Alejandro Pereyra, nombrado por el oficialismo. La presidenta del organismo agitó sospechas en su contra.

ArteargentinA: La calma del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) se vio alterada en los últimos días por la salida de un director enfrentado con la presidenta Silvana Giúdici, en medio de rumores sobre irregularidades en el organismo.
Se trata de Alejandro Pereyra, uno de los directores nombrados por el oficialismo en el organismo que creó Mauricio Macri por decreto para reemplazar al Afsca del kirchnerismo.
Pereyra es abogado especialista en regulaciones y muy reconocido en el sector de las telecomunicaciones. Llegó al Enacom recomendado por el radical Ernesto Sanz. Durante el gobierno anterior, el GEN de Margarita Stolbizer (del que era asesor en la Cámara de Diputados) lo designó como director de la oposición en el Afsca, pero el kirchnerismo bloqueó su ingreso.
La relación de Pereyra y Giúdici siempre fue mala, aunque la ex diputada recién logró forzar su salida ahora, después de agitar presuntas irregularidades del ex director en algunos expedientes.
Fuentes al tanto de la disputa explicaron a LPO que Giúdice, en consonancia con la Oficina Anticorrupción que conduce Laura Alonso, acusaron a Pereyra de firmar expedientes que favorecieron a radios FM que representaba legalmente el estudio jurídico que fundó y que ahora maneja su esposa, Pereyra Balbi & Asociados.
Aparentemente, Pereyra se venía excusando en los casos en los que estaba involucrado su estudio (uno de los de mayor experiencia en temas regulatorios), pero no lo hizo en algunos expedientes y Giúdice aprovechó para explotar la pelea. Las fuentes calificaron la situación como menor, pero la presidenta del organismo habría visto la oportunidad para deshacerse del director e hizo escalar el conflicto.
La situación se da en medio algunas tensiones en el organismo y de algunos resquemores que surgen contra Giúdice. Por ejemplo, en la oposición dicen que la presidenta decidió que los dos directores que no responden al oficialismo no se muden a las oficinas nuevas, como si lo hicieron los propios. 
Además, la semana pasada ATE denunció que Giúdici planea despedir en las próximas semanas a casi 300 trabajadores y a personal técnico y administrativo del ISER.
Otra situación que genera tensión en el Enacom es la cancelación de un convenio con el Ministerio de Educación. Las versiones indican que esto se debe a serias irregularidades en el manejo de fondos, que habría sido objetado por la Sigen y la AGN.