El presidente de Perú rechazó una intervención militar en Venezuela y recibiría a Alberto Fernández

ArteargentinA: Martín Vizcarra se abstuvo en el pedido de activación del Tiar en la OEA y el candidato presidencial tiene cita en su despacho el 19, antes de ir a México. La agenda local.

ArteargentinA: Alberto Fernández retomará su agenda internacional con una visita a Perú donde espera ser recibido por el presidente de Perú, Martín Vizcarra, quien este miércoles sorprendió en la OEA al rechazar un pedido de Juan Guaidó para abrir la puerta a una intervención militar en Venezuela.

El pedido del autoproclamado presidente fue en la cumbre de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Vizcarra decidió abstenerse junto a otros cuatro países: Trinidad y Tobago, Costa Rica, Panamá y Uruguay, que siempre levantó la bandera de no injerencia en asuntos internos de Venezuela.

Lo acompañó México y Bolivia, que se ausentaron de la votación, mientras que otros 12 países votaron a favor del pedido de Guaidó de activar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), entre ellos Estados Unidos, Brasil y Argentina, representado por su embajadora Paula Bertolt.

Para fundamentar su abstención, Perú recordó que la OEA solicitó en junio una salida pacífica y que la resolución propuesta para activar el TIAR no garantiza «la integridad territorial, la soberanía o independencia de algún Estado americano» ni tampoco «al alcance de las medidas» para «el mantenimiento de la paz».

Confirmó de esta manera que considera el riesgo de abrir la puerta a una intervención armada en Venezuela, habilitada en el artículo 8 del Tratado para los casos de conflictos entre dos o más Estados.

Lo dejó claro en su discurso en la OEA el embajador de Guaidó Gustavo Tarre Briceño, quien pidió pasar «de las palabras a los hechos», frase que había usado el representante colombiano Carlos Holmes Trujillo.

El giro de Vizcarra erosionó al Grupo de Lima, como se denominó a los países americanos que en 2017 se agruparon para evaluar una solución a la conflicto en Venezuela entre el presidente Nicolás Maduro y la oposición.

México se retiró por negarse a firmar las declaraciones, al considerar que violaban su principios de «no injerencia» en asuntos internos de otros países, postura a la que luego se agregaron Uruguay y Bolivia y a la que intentará sumarse Alberto si en diciembre asume como presidente de Argentina.

Perú ante la OEA@PeruOEA

La delegación del Perú subrayó que continuará apoyando los esfuerzos para encontrar una solución pacífica a la grave crisis desatada en Venezuela por la dictadura de Nicolás Maduro, durante la sesión de convocatoria al TIAR.

View image on Twitter
64 people are talking about this

En su equipo de campaña confirmaban este viernes a LPO que el jueves 19 arribará a Perú y estaría confirmada una reunión con Vizcarra, quien asumió como presidente el año pasado por la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, detenido por la causa de sobornos a la constructora brasileña Odebrecht.

Será el inicio de otra mini gira internacional que continuaría en México, donde tiene previsto arribar el 23 y visitar a «empresarios locales y dirigentes», según le confirmó a sus asesores, que suelen enterarse de su agenda en tiempo real.

Es que Alberto no perdió su manía de concentrar las gestiones para cada reunión. En su gira por España, la mayoría de los empresarios acordaron sus visitas con llamadas personales y en México el itinerario también está siendo coordinado por el propio candidato presidencial.

Hasta este viernes, seguía descartada una reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador, el aliado que Fernández espera afianzar para contrarrestar la presión de Donald Trump y el brasileño Jair Bolsonaro, que además de un perjuicio comercial le complica su renegociación con el FMI.

Es que también en Argentina, el líder mexicano optó por no injerir en asuntos internos, pese a la apabullante victoria de Todos y a su demostrada afinidad con el kirchenrismo (a su asunción asistieron los senadores Marcelo Fuentes y Anabel Fernández Sagasti, compañeros de Cristina). Fernández ansía por saber si se trata de corrección política o de sumisión a Trump.

Su agenda local seguirá pero estará en segundo plano. El domingo visitará Córdoba para participar de una misa en homenaje a José Manuel de la Sota, a un año de trágica muerte. 

Luego se reunirá con el rector de la Universidad de Córdoba, recorrerá Pymes locales y no tiene prevista una audiencia privada con el gobernador Juan Schiaretti, con quien habló por teléfono hace 15 días. «Sólo pautamos reuniones con presidentes. Si quiere vernos, que nos llame», desafían en el entorno del candidato.

A su retorno de México participará de los actos de cierre de campaña en  Mendoza con Fernández Sagasti, candidata a gobernadora el 29 de septiembre y con esperanzas de vencer al radical Rodolfo Suárez, intendente de la capital, lo que sería un golpe letal a la UCR.

Alberto ganó las primarias con 40 puntos en agosto y su presencia es clave para la senadora, que corre de atrás en las encuestas, pero confía en escalar pegándose al candidato presidencial y creciendo unos puntos en el Gran Mendoza, donde reconocen la gestión del gobernador Alfredo Cornejo. 

Si gana, el ex jefe de Gabinete viajará a celebrar y tanta fe le tiene que agendó una visita a San Juan el 1 de octubre. Después solo están previstas caminatas en el conurbano con Axel Kicillof y empezar a programar el discurso para los debates del 13 y el 20, la última esperanza de Mauricio Macri de emparejar la pelea. En la que por no hay ni una encuesta que le asigne chances de ganar.  

Comments: 0