Quién es Diego Pimentel, el ex funcionario macrista que Actrices Argentinas «denunció por acoso sexual»

ArteargentinA: El ex funcionario es cercano al titular del Sistema Nacional de Medios Públicos, Hernán Lombardi. Envuelto en varias denuncias, a fines de agosto renunció aduciendo «motivos personales».

ArteargentinA: Diego Pimentel fue denunciado públicamente por acoso sexual por parte del colectivo Actrices Argentinas y otras agrupaciones ¿Quién es el ex funcionario macrista?
A través de un comunicado, las Actrices Argentinas evitaron nombrarlo, pero dejaron expuesto a Pimentel, quien a fines de agosto renunció a su cargo de director del Centro Cultural San Martín envuelto en denuncias por «violencia de género abuso y maltrato laboral» realizadas por ex empleadas.
Hombre cercano al titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, Pimentel fue nombrado al frente del San Martín en 2016 y ya en marzo de ese año fue acusado por dos trabajadoras por maltrato físico y acoso sexual por dos trabajadoras, que luego fueron despedidas.
Si bien logró mantenerse en el cargo, y también sostener su cátedra de Artes Multimediales 2 en la Universidad Nacional de las Artes, Pimentel debió tomar una licencia en 2019 y tras la misma presentó la renuncia aduciendo «motivos personales e incomodidad». La maquilladora y performer Anahí de la Fuente fue una de las denunciantes que llevó a Pimentel a abandonar la función pública. 
Esa acusación penal está en manos de la Fiscalía N° 16, especializada en casos de violencia de género, que pidió la elevación a juicio debido a la contundencia de los testimonios de las denunciantes y de testigos. Las Actrices Argentinas respaldaron esa denuncia en su comunicado.
Los relatos de las trabajadoras son impactantes: “Todos los días cuando nos saludaba o en cualquier otro que lo veíamos, nos abrazaba fuertemente apretándonos contra él, nos pellizcaba el rostro, nos agarraba de la cintura ejerciendo fuerza sobre nuestros cuerpos causando dolor, nos reducía llevándonos las manos por detrás de nuestra espalda y las retorcía, nos agarraba con su brazo desde atrás rodeándonos las gargantas simulando que nos iba a asfixiar a ‘modo de juego’. Nos besaba en la frente, en las manos y hasta en el cuello. Nos masajeaba los hombros y hacía comentarios sexuales sobre nuestro aspecto físico de forma lasciva”.

“Padecimos humillaciones, descalificaciones y persecuciones sobre nuestras tareas. Nos llamaba y nos escribía mensajes fuera del horario laboral, durante las reuniones de equipo nos gritaba y humillaba delante del resto”, apuntaron tiempo atrás a El Destape las denunciantes.

Comments: 0