DELINCUENTES PRO: Vicentín fue el mayor aportante a la campaña de Cambiemos

ArteargentinA: Luego de que ayer se hiciera público que el Banco Nación -en la gestión de gobierno de Mauricio Macri- le otorgara un préstamo millonario a la empresa aceitera Vicentín, ahora se conoció que la agroexportadora fue la mayor aportante privada de la campaña de Juntos por el Cambio.

Radio El Mundo: La entidad pública le prestó a la empresa que entró en default más de $18.370 millones durante la gestión de Javier González Fraga. El entonces funcionario macrista, no chequeó la solvencia económica de Vicentín y de hecho, le amplió el préstamo, sin embargo, la firma suspendió los pagos por «estrés financiero». En diciembre del año pasado, la empresa entró en quiebra.

El nuevo dato que aparece hoy y alerta al nuevo gobierno del Frente de Todos, es que la agroexportadora Vicentín fue la mayor aportante privada de la campaña de Juntos por el Cambio, al menos hasta las PASO. Así se puede constatar en la declaración de campaña que figura en la página de la Cámara Nacional Electoral.

De acuerdo a los registros, Vicentín aportó a través de tres de sus empresas: Algodonera Avellaneda, FRIAR S.A y Oleaginosa San Lorenzo. Las tres pertenecen al holding agroexportador Vicentín.

Cada una de las compañías aportó para la campaña de Juntos por el Cambio la suma exacta de $4.500.000, dando un total de $13.500.000. Con esa suma, aparecen como uno de los principales aportantes privados a la campaña de Mauricio Macri, que fue quien más recibió. Lo hicieron algunos días antes de las PASO, entre el 6 y el 8 de agosto de acuerdo a los registros. Aún no fueron publicados los registros de aportes para la segunda etapa de la campaña.

Cabe destacar que el monto del préstamo, representa el 78% de la deuda bancaria de la empresa y, además, comprometió el 20% de la responsabilidad patrimonial computable del banco. Este dato no es menor: de acuerdo a especialistas, comprometer al banco en semejante nivel viola los límites de riesgo de concentración que fija la normativa Basilea II.