El dueño de la fabricante de gaseosas Manaos denuncia un boicot en su contra

ArteargentinA: Asegura que ya retiró del mercado los nueve lotes cuestionados por ANMAT, los mandó a analizar y aún no se encontró nada. Dice que no es casualidad que le haya ocurrido esto con el sabor cola, justo diez días antes de Navidad, la semana de mayor venta en el año.

Radio El Mundo: El fabricante de gaseosas Manaos no se rinde y le declara la guerra a su competidor Coca-Cola. Desde fin del año pasado, la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología (ANMAT) ordenó el retiro, en dos tandas, de nueve lotes de su sabor cola del mercado. Pese a algunas acusaciones en contrario y clausuras de locales, su dueño Orlando Canido jura que ya retiró todas las partidas y asegura que lo ocurrido no es casualidad.

A poco de festejar sus quince años en el mercado argentino, la empresa Refresh Now cuenta en La Matanza con la planta embotelladora más grande de América. Pese a que en octubre, Canido anunció una inversión de 10 millones de euros para ampliar la planta, la suerte no lo acompañó.

ANMAT le ordenó retirar del mercado los lotes 123959, 123974, 123996, 124026, 124033, 124058, 124076, 124094 y 124102. Las tres primeras partidas fueron retiradas porque su consumo estuvo asociado a la aparición de «náuseas, vómitos y diarreas». Las seis siguientes por ocasionar molestias en la boca y síntomas gastrointestinales. ANMAT halló lotes con alteraciones en su composición y gusto a solvente.

Pese a que desde Manaos aseguran haber retirado los lotes, un autoservicio de Berazategui fue clausurado porque se encontraron 17 botellas de las partidas prohibidas, según publicó Perspectiva Sur.

El dueño de Manaos habló con BAE Negocios y aseguró: «Retiramos casi la totalidad de los lotes, pero tenemos 1.500 distribuidores en todo el país y vendemos en 700.000 negocios, puede haber en algún lugar alguna botella. Pero no hubo nadie internado, no tengo ni un muerto, yo los mandé a analizar a Alemania y Francia, además, tengo un laboratorio propio y por ahora no hay nada. Sólo falta que me manden los certificados del INTI. En nuestra página web hay seis comunicados con los resultados».

Sobre las causas que pudieron haber provocado el problema, el dueño de Manaos respondió: «No existe adulteración ni boicot, no hay posibilidad. La planta está impecable, es un quirófano. Vinieron inspecciones y estuvieron quince personas durante once horas y no encontaron nada. Yo tengo 550 empleados, no voy a poner las manos en el fuego, porque es posible que Coca-Cola le de US$10.000 a un trabajador para que me tire un polvo. Por eso yo quiero esclarecer esto y llegar al final. Todos mis proveedores son los número uno del mundo, no compro ni en Bolivia ni en Paraguay».

Canido desconfía y cree que pudo haber sido víctima de una maniobra fraudulenta. «Qué casualidad que diez días antes de Navidad, la semana de mayor venta en el año, justo me pasa esto con el sabor cola cuando yo tengo once sabores. Fuimos a verificar las direcciones de los que se quejaron y no existen. Soy un argentino que compite con los número uno, ¿qué es lo que hago mal para que me hagan tanto daño?. Quiero ver un sólo certificado médico, no hay un sólo internado».

Cuando se le pregunta si cree que alguien lo perjudicó, responde. «Son los del Norte, hoy el número uno en venta de gaseosas soy yo. Tenemos la mayor capacidad de producción, la embotelladora más grande de América, quince líneas de llenado y capacidad para hacer 600.000 paquetes de seis gaseosas cada una por día. En diciembre, nuestras ventas subieron un 47% contra el mismo mes del año anterior».