Los mensajes y audios violentos contra Nahir Galarza rechazados por el fiscal, podrían revocar la condena a prisión perpetua

ArteargentinA: Crece la expectativa en el caso más emblemático de criminalidad joven de toda la región por el cual Nahir Mariana Galarza (21) fue condenada a prisión perpetua como única imputada por el crimen de Fernando Pastorizzo (20) ocurrido en la madrugada del 29 de diciembre de 2017 en la ciudad de Gualeguaychú, provincia de Entre Ríos.

Radio El Mundo: Cabe recordar que desde el inicio de la instrucción de la causa la defensa técnica de la joven estudiante sostuvo que dentro del expediente figuran más de 500 fojas con 6200 documentos que prueban en forma fehaciente la violencia de género (física y psicológica) que padecía Nahir por parte de Fernando.

Los mensajes y audios que constan en el expediente judicial, y que pertenecen a las redes sociales de Pastorizzo, demuestran una presión psicológica muy violenta habiendo, inclusive, llegado a realizar 250 llamados de hostigamiento en pocas horas en las cuales le reprocha a Nahir, no atenderlo, no desbloquearlo en todas sus redes además de propinarle frases y palabras despectivas tales como “vas a comerte a todos” (en relación a su sexualidad abierta) o tratarla de “zorra”, “trola”, “desesperada” y ”enferma mental”, solo por mencionar un mínimo porcentaje donde quedaría a las claras que el joven fallecido nunca comprendió que “no es no”, tal rezan todas las asociaciones y colectivos feministas en relación a conductas del machismo opresor.

A dos años del trágico suceso que conmocionó a la provincia de Entre Ríos y ante la decisión de la Cámara de Casación Penal de Concordia de “darle admisibilidad al recurso extraordinario” de apelación al fallo de prisión perpetua presentado por la defensa Nahir Galarza, es ahora el Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos quien se encuentra analizando las conductas tanto del fiscal Sergio Rondoni Caffa como del ex policía y juez de Garantías Mario Figueroa por las arbitrariedades que pudieron, por desconocimiento de la perspectiva de género u otra razón, haber instituido.

Los mensajes y los audios que se fueron filtrando son una clara prueba de la existencia, al menos, de un vínculo tóxico y enfermizo en la relación entre Galarza y Pastorizzo y es por ello que surge como comparación otro caso trágico como lo es el del asesinato del gobernador de la provincia de Río Negro, Carlos “el Gringo” Soria por parte de su esposa Susana Freydoz. Fue allí que los jueces rechazaron la prisión perpetua solicitada por la querella aduciendo que se trataba de un “vínculo enfermizo, mimético y de dependencia mutua” así como hablaron en el fallo de “válvula de escape” por la presión recibida, entre muchos otros atenuantes surgidos de las medidas periciales.

Es así, entonces, que en esta instancia superior de apelación (aún puede acceder a la Corte Suprema de Justicia) la Sala I de Procedimientos Constitucionales y Penal del Superior Tribunal de Entre Ríos, integrada por los jueces Daniel Carubia, Miguel Ángel Giorgio y Claudia Mizawak, se encuentra revisando desde hace varios meses el fallo aplicado a quien se ha convertido en «la mujer más joven de la historia argentina» con tan sólo 19 años de edad en recibir semejante condena de primera instancia. Asimismo no sería ajeno al estudio del fallo que en Argentina soplan nuevos vientos a nivel judicial tras la llegada del nuevo gobierno y es por ello que varios constitucionalistas cercanos a la doctrina Zaffaroni admiten que serían notorias ciertas arbitrariedades y, sobre todo, la falta de la activación de los protocolos de violencia de género y protección de la mujer en el “Caso Nahir”.

En relación al fallo y la pena de prisión perpetua la doctrina del ex juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Eugenio Zaffaroni reza que: “Una privativa de libertad de muy larga duración resulta… un equivalente a la pena de muerte, que ha sido expresamente derogada en Argentina en virtud de la Ley 26.394. y que no podría restablecerse en función del principio de abolición progresiva de la Convención Americana sobre Derechos Humanos según la jurisprudencia de la Corte Interamericana. Se priva de la vida a una persona dándole muerte, pero de igual modo se la priva de la vida sometiéndola a un aislamiento deteriorante hasta la muerte” .

Por último cabe recordar que la defensa de Nahir insiste desde el primer día en la parcialidad y la violencia institucional patriarcal, machista y misógina desarrollada por la justicia provincial contra Nahir y como punto neurálgico pone el blanco en las deficientes pericias psicológicas realizadas a la joven sin los debidos protocolos internacionales, tales como sí fueron debidamente efectuados en el “Caso Freydoz”, que el Estado argentino firmó en la materia como por ejemplo la “Convención Interamericana de Violencia de Género y Protección de la mujer” de Belem Do Pará, Brasil (1994).

Por todo ello, y sumado al rechazo de muchas de las medidas de prueba solicitadas por la defensa (autopsia psicológica de Pastorizzo, estudio familiar/ambiental, estudio de sus fluidos viscerales, estudio de sus redes sociales,) se comprendería que tales arbitrariedades sumadas a la ignorancia de los jueces entrerrianos en materia de violencia de género llevaron a que Nahir, una mujer de tan solo 19 años de edad con delito primario, sin antecedentes criminales y que a pesar de haberse entregado, confesado, colaborado con la justicia (entregando arma, telefonía y claves) fuera en primera instancia condenada a una pena de 35 años, es decir, evidentemente más elevada que por citar solo tres ejemplos de hombres, la del genocida Jorge Rafael Videla (30), la del odontólogo y cuádruple femicida Ricardo Barreda (17) o la del boxeador Carlos Monzón (11).