Un productor rural mató a un chico que cazaba liebres y perdices en su campo

ArteargentinA: Alex tenía 15 años. El dueño del lugar lo persiguió y atropelló con su camioneta 4×4. Está detenido.

ArteargentinA: “Levántelo y llévenselo de acá”. Alex Juan Carlos Campo (15) estaba cazando perdices y liebres en un campo de Cañuelas cuando fue atropellado por la camioneta que manejaba el dueño del lugar. No se trató de un accidente: el productor rural lo arrolló sabiendo que podía matarlo. 

Alex vivía con su familia en el barrio Guzetti. Desde muy chico solía cazar en la zona con amigos y alguno de sus hermanos. Lo hacía siempre acompañado por sus perros galgos.

Este domingo estaba junto a otros dos chicos en un campo ubicado a la vera de la ruta 205, a la altura del kilómetro 73,200.

Pero el dueño, identificado como Pablo Rodolfo Sánchez (57), salió a «cazarlos» a ellos en su imponente camioneta Dodge RAM 4×4 apenas advirtió que se habían metido en sus tierras. No les gritó para que se fueran. Ni les tocó bocina. Según los testigos, aceleró a campo abierto hasta atropellar a uno de los chicos. Recién ahí se detuvo. “Levántelo y llévenselo de acá”, les dijo.    
Alex quedó tendido en el pasto. Inmóvil. Llevaba una campera de pluma y un buzo con capucha.  El conductor de la camioneta no quiso asistirlo y enseguida armó su coartada: llamó al 911 para avisar que habían entrado a robar a su campo. Lo podría haber llevado a un hospital. Pero prefirió que se muera.  

Cuando finalmente el chico pudo ser asistido en medio del campo, el médico que lo revisó corroboró que no tenía signos vitales.

La muerte de Alex despertó una enorme conmoción en la comunidad de galgueros de Cañuelas, a la que el joven pertenecía. «Un angelito en el cielo solo por pasión. No se merecía la muerte por correr una libre. Hoy todos por este galguerito», fue uno de los tantos mensajes publicados en las redes sociales.  

El club de rugby Las Cañas de Cañuelas, donde el chico jugaba desde los 7 años, también lamentó lo sucedido en un comunicado oficial que difundió en su cuenta de Facebook.  «No podemos creer lo que nos toca vivir, pero en este momento más que nunca estamos con su familia para apoyarlos en lo que necesiten. ¡Que en paz descanses!», postearon. 

El acusado fue detenido por la policía rural de Cañuelas. La fiscal penal Norma Pippo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 2 Descentralizada de Cañuelas, lo indagará mañana por el delito de «homicidio simple».

Según el registro informático de datos Nosis, Sánchez tiene como actividad principal declarada «servicios de recepción de apuestas de quiniela, lotería y similares», que inició el 1° de noviembre de 2013. 

Como ocupación secundaria figura «asesoramiento, dirección y gestión empresarial realizados por integrantes de los órganos de administración y/o fiscalización en sociedades anónimas» y «servicios inmobiliarios realizados por cuenta propia, con bienes urbanos propios o arrendados». 
Sánchez no tiene buenos antecedentes fiscales. En los últimos seis meses le rechazaron cheques por un valor superior al millón de pesos.  En la base de datos también figuran sus deudas de ARBA. Tiene tres juicios pendientes: uno por no pagar el impuesto inmobiliario y dos por las patentes que adeuda la camioneta con la que atropelló y mató a Alex, que suman en total más 220 mil pesos.