Un fallo de Estados Unidos afirma que Carlos Eduardo Lorefice Lynch estafo Remigio Angel González González y restituye Canal 9 al Grupo Albavisión

ArteargentinA: La sentencia del juzgado de Delaware benefició así al empresario mexicano Remigio Angel González González y criticó la «mala fe» de Carlos Eduardo Lorefice Lynch.

ArteargentinA: La Justicia de Delaware falló este viernes que el 100 por ciento de la propiedad del grupo de empresas que constituye «Canal 9» pertenecen al Grupo Albavision.

El mencionado grupo es propiedad del mexicano Remigio Ángel «El Fantasma» González González.

En la sentencia, el juzgado estableció asimismo que Carlos Eduardo Lorefice Lynch no sólo perdió la titularidad del medio sino que «actuó de mala fe, con alevosía y ventaja fabricando un entramado con el objeto de despojar en forma ilegal al Grupo Albavision de sus activos en Argentina».

La sentencia obliga a Lorefice a pagar los abogados y gastos legales incurridos por el Grupo Albavision.

¿Por qué el conflicto llegó hasta Delaware? Según se explica en los fundamentos del fallo al que tuvo acceso PERFIL: «González González creó una compañía de responsabilidad limitada de Delaware para mantener valiosos activos de medios, incluidas numerosas filiales creadas y que operan en Argentina. Un joven abogado de la firma que asesoraba en esos esfuerzos iniciales de expansión, Carlos Eduardo Lorefice Lynch, desarrolló una relación con el empresario y, finalmente, se convirtió en su mano derecha en Argentina». 

Y agrega: «Lorefice Lynch, asesoró al empresario sobre la ley argentina y se desempeñó como representante legal formal de la compañía tenedora en Argentina, ganando rápidamente la confianza inquebrantable del empresario».

Y agrega: «(…) Utilizando su posición de confianza, Lorefice Lynch indujo al empresario a firmar documentos que indicaban que él, no el empresario o su afiliado, era el miembro mayoritario de la compañía. Poco después de que se firmaron esos documentos, una nueva ley argentina, según Lorefice Lynch, requería que un argentino tuviera el interés mayoritario en las compañías de medios que operan en Argentina. Esto inspiró a Lorefice Lynch a elaborar un esquema de estafa mas sofisticado: informó al empresario que era necesario asignarlo como miembro mayoritario de la sociedad para cumplir con la nueva ley». 

De acuerdo a lo consignado en la sentencia, Lorefice Lynch le aseguró al empresario que «actuaría como un simple fiduciario y que no representaría problemas societarios en el futuro para los verdaderos propietarios».

«Después de establecerse como el miembro mayoritario de la compañía, Lorefice Lynch abandonó su papel de fiduciario para tomar el control real sobre la compañía», concluyeron los letrados. «Lorefice Lynch indujo fraudulentamente al empresario a ejecutar esos documentos y ha procedido con alevosía y de mala fe», concluyeron. 

 

Comments: 0